Mi Historia de la Clínica 16 | Jimena


Dime lo que puedo hacer, dime cómo puedo ayudarla

Eduardo Jimenez, Especialista en la Educación del Asma

A través de nuestras hijas, nosotros hemos vivido con el asma por 17 años. Nuestra hija mayor, Gabriela, nació prematuramente y con asma, ahora tiene 17 años. Nuestra hija menor, Jimena, que tiene 15, también nació con asma. Además de la enfermedad, Jimena tiene autismo y una condición cardiaca.

Es muy difícil para su hijo cuando es diagnosticado con asma. Uno piensa, asma, wow, eso para toda la vida. Se puede sentir abrumado y derrotado. Pero tiene que saber, cómo nosotros descubrimos, que con la ayuda correcta, paciencia y comprensión – la enfermedad es controlable.

La Clínica de la Dieciséis fue crucial para nuestro camino y el de Jimena con el asma. Cuando ella fue diagnosticada, María y Gerardo (educadores del asma) inmediatamente se pusieron a nuestro lado. Ellos vinieron a nuestra casa, realizaron estudios para identificar desencadenantes y formas para crear un mejor ambiente para el asma de Jimena. Ellos nos entregaron sábanas, almohadas y colchones especiales, entre otras cosas. Poco a poco, aprendimos los desencadenantes de Jimena y cómo evitarlos. Descubrimos que el frío y cambios de temperatura bruscos le afectaban, aprendimos a no utilizar líquidos que huelan fuerte, a ser cuidadosos con el moho, y bajo ninguna circunstancia, se puede fumar cerca de ella. Pudimos llamar a María y Gerardo en cualquier momento si teníamos alguna pregunta, problema o ayuda. Fue un proceso largo. Pero ellos nos apoyaron mucho. A menudo, tendrás que fallar para aprender sobre los desencadenantes o la mejor forma de evitarlos. Es un proceso de prueba y error. Requiere mucha paciencia, pero vale la pena al final.

Al principio Jimena también requería mucha medicación, y frecuentemente. Ella estaba conectada a una máquina que le proveía de albuterol cada dos horas, entre otros tratamientos. Fue mucho lo que teníamos que controlar – asegurarnos que se le suministraba los medicamentos, observar por desencadenantes y evitar los conocidos. Nosotros hicimos muchos viajes. Pero de Nuevo – no estábamos solos. Dr. Arana, pediatra de Jimena en la Clínica, estaba junto con nosotros.

Dr. Arana hizo de nuestra vida con los medicamentos la más fácil posible. Ella nos ayudó a obtenerlos, siempre estaba evaluando y analizando si Jimena tenía lo que necesitaba. Cuando Jimena fue hospitalizada por un episodio, Dr. Arana estaba frecuentemente ahí, visitando a las 6 de la mañana antes del trabajo, para asegurar que ella se encontraba bien. De vez en cuando había problemas con las pruebas de Jimena, gracias a que Dr. Arana estaba ahí y conocía muy bien a nuestra hija, la doctora podía corregirlos y asegurar que nada se escapara. Nosotros pusimos toda nuestra confianza en Dr. Arana. Su palabra es nuestra última palabra en toda decisión. Hubo incluso una vez en la que dos especialistas no se ponían de acuerdo sobre un tema, y Dr. Arana medió y ayudó a decidir. No nos sorprendió que su conclusión era la correcta.

Dr. Arana se hace disponible para Jimena en todo momento, claramente no hubiéramos podido hacer el progreso alcanzado sin ella.

Hoy día Jimena está desconectada de la máquina para el asma y sin medicación desde hace un año. Ahora somos capaces de reconocer y actuar a los síntomas de la enfermedad inmediatamente, además ella puede decirnos cuando está teniendo un episodio y no necesita su medicina.

Estamos orgullosos de que tanto ella como nosotros hemos progresado y estamos agradecidos por la ayuda y atención servidas por la Clínica de la Dieciséis. Asma es difícil porque no existe ninguna fórmula mágica. Nada funciona para todo el mundo. Requiere tiempo, atención y un periodo de aprendizaje. Para encontrar control, tiene que hacer cambios. Tiene que ajustarse a lo que es mejor a su hijo con asma. Muchas personas quieren seguir su ritmo de vida – pero no es posible. La vida tiene que cambiar.

En todo lo que ha pasado, en lugar de concentrarnos en lo negativo, la misma cosa viene a mi mente. Dime lo que puedo hacer por ella. Die como puedo ayudarla. Con Dr. Arana, Gerardo y María, hemos podido obtener las respuestas y Jimena está viviendo felizmente en control de su asma.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *