Mi Historia de la Clínica 16 | Raquel


“Cuando un proveedor atiende a una mujer durante el embarazo, el parto y el período posparto, es muy probable que se forme un vínculo entre ellos. Tanto el proveedor como la paciente sienten esto.”

Atendí a un bebé de 2 meses, Rafael, junto a su madre, Raquel, en octubre. Nunca antes había atendido a ese bebé ni a su madre. Este era su primer bebé, y comencé a preguntarle a Raquel sobre ella y Rafael porque, como le mencioné, nunca antes los había atendido. Pero ella me corrigió y me dijo que, en realidad, yo ya la había atendido. Raquel me dijo que había hablado con su madre, quien, en algún momento, había vivido en Milwaukee y, luego, se había mudado de regreso a su lugar de procedencia, Jalisco. La madre de Raquel también había sido paciente en Sixteenth Street. Ella recordaba a los médicos y le preguntó a Raquel con quién se atendería. Cuando Raquel le dijo que sería yo, el Dr. Carroll, su madre quedó encantada. Le dijo que yo había estado presente durante su nacimiento en 1996. La madre de Raquel incluso tenía una fotografía mía después del nacimiento de Raquel. Pero, al parecer, estaba tan tapado con la vestimenta de cirugía que era casi imposible reconocerme.

Luego de esta reminiscencia, procedimos a los exámenes de salud infantil del bebé. Raquel es encantadora y, sin duda, una excelente madre. Cuando un proveedor atiende a una mujer durante el embarazo, el parto y el período posparto, es muy probable que se forme un vínculo entre ellos. Tanto el proveedor como la paciente sienten esto.

Hace poco, me pasó algo similar con una paciente a quién le brindé un tratamiento de 12 semanas por una tuberculosis latente. Sus hijas la acompañaron a cada consulta. La semana pasada, después de no haberla visto un par de meses, la atendí por la diabetes que padece. Sus hijas volvieron a acompañarla, y yo creo que todos disfrutamos volver a pasar un tiempo juntos.

La historia de Raquel ilustra la continuidad en la prestación de atención médica de La Clínica de la Dieciséis aquí en el vecindario Chavez. Nuestra atención traspasa generaciones. La madre de Raquel le aseguró a su hija que yo haría un buen trabajo con ella. Sentí mucho honor y me aseguré —y continuaré asegurándome— de hacer exactamente eso: un buen trabajo.

Testimonio del Dr. John Carroll

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *