Mi Historia de la Clínica de la 16 | Dalia


“Al principio, tenía miedo. No sabía cómo me tratarían por mi seguro. No sabía qué clase de lugar era. Pero fue increíble.”

Tengo un seguro estatal. Me proporcionaron una lista de médicos y me dijeron que llamara. Llamé una y otra vez, y nunca me respondieron: “Sí, la atenderemos”. No pude encontrar a un médico que aceptara mi seguro. Finalmente, terminé en la sala de emergencias. Allí fue donde me recomendaron que fuera al Sixteenth Street y me ayudaron a obtener una consulta. Desde entonces, he acudido al Sixteenth Street.

Al principio, tenía miedo. No sabía cómo me tratarían por mi seguro. No sabía qué clase de lugar era. Pero fue increíble. El personal fue agradable y atento, y escuchó mis inquietudes. Mi primera médica fue comprensiva y paciente, y me explicó todo en detalle. Me sentí tranquila y cuidada. Luego mi médica se fue y volví a sentirme nerviosa. Recuerdo a una dulce auxiliar de consultorio que me dijo: “No se preocupe. Aquí todos la cuidarán muy bien”. Tenía toda la razón.

La Dra. Eash-Scott es mi ángel. Es gentil, amable y sincera. He tenido una vida muy difícil. Aún hoy lucho contra los problemas de mi pasado. La Dra. Eash-Scott me hace sentir como si fuese de su familia. Puedo abrirme y conversar con ella. Hay muy pocas personas de las que pueda decir lo mismo. De hecho, no me he sentido lo suficientemente cómoda para hablar con alguien sobre mi pasado. No pude enfrentarlo. Pero la Dra. Eash-Scott me hace sentir fuerte. Me da el coraje para atravesar esta situación. Mi depresión está mejorando. Mi nivel de estrés ha disminuido. Puedo sentir que estoy cambiando.

Ella también me ha ayudado a dar un gran paso para mejorar mi salud física. Tengo diabetes y no la controlé durante años. Por primera vez, mi nivel de azúcar en sangre está controlado. Adelgacé, comencé a hacer ejercicio y cambié por completo mis hábitos alimentarios.

La Dra. Eash-Scott no es mi único ángel en la clínica. Maria de Salud Conductual, Alba de Enfermedades Crónicas y Sara de Servicios Sociales me han ayudado más de lo que puedo expresar. Ahora tengo todos los beneficios que necesito para cubrir mis necesidades básicas, como la alimentación, y el apoyo mental y social para mantenerme motivada. He encontrado paz aquí. Amo a mis médicos y a las personas que me ayudan. Es muy especial contar con un excelente equipo de personas a las que realmente les importas.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *