Mi Historia de la Clínica 16 | Barbara


“Cuando estás rodeada de personas positivas, recibes ese sentimiento positivo y terminas sintiéndote bien sobre lo que puedes hacer para mejorar. Para alguien como yo, que lucha, es importante que cada vez que salgo de Sixteenth Street, siento que puedo ser mejor y hacerlo mejor.”

Personal de la mesa principal de la Clínica 16

Cuando me encontré desempleada, sin seguro e incapaz de pagar mis medicamentos para la diabetes o las consultas con el médico, mi amigo me sugirió que probara a ir a los Sixteenth Street Community Health Centers. Así que fui y programé una cita. Me enviaron de inmediato al piso de abajo para hablar con los asesores financieros. Ellos fueron muy amables, me explicaron todo, como la escala móvil de tarifas, y se aseguraron de que todo estuviera listo y en condiciones antes de irme. ¡Eso fue todo! Empecé a atenderme con un médico, a consultar a una enfermera educadora en diabetes y a obtener mis medicamentos sin problemas. Ahora estoy jubilada y tengo seguro, pero me siento tan bien con Sixteenth Street que nunca cambié de centro. La gente me pregunta por qué sigo yendo a Sixteenth Street ahora que tengo seguro. Yo les respondo que me gustan los médicos, me gusta el personal, estoy establecida, me conocen y no tengo problemas. Otra razón importante por la que sigo yendo es Eida, mi enfermera educadora en diabetes.

He tenido diabetes por 30 años. Veo a Eida todos los meses y siempre aprendo algo nuevo. Todavía estoy esforzándome por controlar mis valores después de todos estos años. Lo que más me gusta de Eida es que no te juzga. Mis valores no son los mejores, pero todos los meses trabajamos juntas para buscar soluciones y formas de mejorar. Siempre es positiva. Cuando estás rodeada de personas positivas, recibes ese sentimiento positivo y terminas sintiéndote bien sobre lo que puedes hacer para mejorar. Para alguien como yo, que lucha, es importante que cada vez que salgo de Sixteenth Street, siento que puedo ser mejor y hacerlo mejor. Al tener diabetes durante tantos años, he consultado a otros médicos, nutricionistas y educadores. Muchos me han hecho sentir avergonzada y juzgada. Nunca tuve buenos resultados con ellos y me sentía abatida. Eida no es así. Puedo preguntarle y contarle lo que sea. Me da cosas para probar e ideas para mejorar, en lugar de hacerme sentir peor. Y si tengo algún problema, puedo llamarla en cualquier momento. Ella analizará el problema y me ayudará a entenderlo o programará una cita para que me atiendan. Además, restablece mi medidor y revisa los valores conmigo. No tengo computadora, así que realmente me ayuda que ella esté dispuesta a dedicarme ese tiempo.

Mi médica, la Dra. Eash-Scott, es igual de buena. Ella y Eida están siempre conectadas. La Dra. Eash-Scott sabe lo que hago con Eida, y me hace sentir bien que ambas trabajen juntas y que yo no deba preocuparme de que ellas estén en la misma sintonía.

No podría estar más contenta con Sixteenth Street. Es un gran lugar para ir.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *