Mi Historia de la Clínica 16 | Miguel


“Ojalá pudiera hacer correr la voz sobre este programa a todos los que conozco. Después de este programa, somos una familia diferente con un modo de vida diferente. No puedo explicar lo importante que fue Opciones Saludables (Healthy Choices) para mi familia y para mí. Si tiene la posibilidad de participar, hágalo. Le prometo que le abrirá los ojos y los cambiará a usted y a sus familias para siempre.”

Cuando vine a los Centros Comunitarios de Salud de la Clínica de la Dieciséis (Sixteenth Street Community Health Centers) mi vida era muy diferente. Tenía diabetes, había perdido la vista, y había alcanzado un peso que sabía que no era saludable. Mi día a día facilitó la adquisición de hábitos poco saludables: comer solo tacos o tortas grandes, es decir, comida callejera. Entonces decidí que iba a aprovechar cualquier oportunidad que se me presentara para tener una vida más saludable. Cuando mi médico me contó sobre Opciones Saludables, supe que tenía que intentarlo. Estaba dispuesto a probar todo.

En la primera reunión, comencé a darme cuenta de que mi modo de vida podría haber sido el problema. Que, posiblemente, había estado cometiendo errores. Que mi alimentación estaba relacionada con mi salud. Opciones Saludables, todo lo relacionado con el programa, era muy desconocido para mí. Era tan diferente. Aprendí mucho, y esto ayudó a cambiar mi vida. Decidí dejar atrás todos los hábitos que estaban destruyendo mi cuerpo. El programa me enseñó a seguir una alimentación saludable. Ahora como menos carne y me alimento principalmente de verduras. Me encantan las verduras; el cactus es mi nuevo filete: lo como todos los días. Estaba decidido a adelgazar, y lo hice. Ahora estoy luchando por no recuperarlo, y lo estoy logrando.

La última vez que visité al médico, este se sorprendió de lo bajos que estaban mis niveles de A1C: ¡80! Dejé de aplicarme insulina. Después de todos estos cambios —adelgazar, mantener los niveles de azúcar en sangre y asistir a terapia—, estaba listo para recuperar la visión. Mejoré tan radicalmente que ni siquiera necesité usar anteojos. No podía creer que podía ver otra vez. Opciones Saludables fue la ayuda que necesitaba para llegar adonde estoy hoy.

Y esto no termina ahí. Opciones Saludables no solo cambió mi vida, también cambió la vida de mi familia. El programa es para todos —hombres, mujeres, niños—, toda la familia se beneficia. Todos lo necesitamos. Todos necesitamos tener vidas saludables. Incluso si no entendemos algo o si todo es nuevo, necesitamos intentarlo. Las personas que dirigen Opciones Saludables y asisten en dicho programa no están allí para juzgar. Todos estamos allí para enseñar, aprender y crecer para mejorar nuestra salud. La familia debe dar un buen ejemplo a los niños, y Opciones Saludables enseña cómo hacerlo. Nos enseñan cómo enseñarles a nuestros hijos.

Como adultos, tenemos una mentalidad abierta y podemos reconocer y modificar nuestros hábitos. Pero lo único que no queremos es que nuestros hijos repitan nuestros errores ante nosotros ni que atraviesen los mismos desafíos que nosotros. Yo buscaba la forma más accesible y efectiva para que mis hijos aprendieran a crecer de manera saludable. Opciones Saludables también les sirvió a mis hijos.

Mi hijo más joven siempre pesó bastante. A edad muy temprana los médicos nos dijeron que tenía predisposición a padecer diabetes. Lo llevamos a Opciones Saludables con nosotros. Al igual que a mí, el programa le enseñó a comer bien, pero lo más importante es que le enseñó a ser una persona activa y que le guste serlo. Comenzó a gustarle andar en bicicleta, jugar al básquetbol y otros deportes. A pesar de ser el más joven, fue el que más se comprometió con su cambio. Decidió que no dejaría que la diabetes lo venciera. Iba a pelear contra ella. Recientemente nos encontramos con personas del programa y estos no pudieron reconocerlo porque había adelgazado mucho. Tiene más confianza, e incluso ha mejorado en la escuela.

Ojalá pudiera hacer correr la voz sobre este programa a todos los que conozco. Después de este programa, somos una familia diferente con un modo de vida diferente. No puedo explicar lo importante que fue Opciones Saludables para mi familia y para mí. Si tiene la posibilidad de participar, hágalo. Le prometo que le abrirá los ojos y los cambiará a usted y a sus familias para siempre.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *