Hacer un cambio por la salud del corazón


El corazón es la bomba muscular que aporta sangre y oxígeno al resto del organismo. Sin embargo, no siempre lo tratamos con respeto ni lo cuidamos como se merece. Un informe de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control & Prevention) indica que, en Estados Unidos, más de 600,000 personas al año mueren a causa de enfermedades cardíacas, y que esta es la principal causa de mortalidad en adultos en este país. Pero lo más sorprende es que, en la mayoría de los casos, esas enfermedades cardíacas pueden prevenirse. Si podemos tratar los factores de riesgo de las enfermedades cardíacas, podremos reducir la probabilidad de contraer esta clase de enfermedades en el futuro. Veamos algunos de los principales factores de riesgo y las formas de tratarlos.

Presión arterial alta

La presión arterial alta ocurre cuando la sangre tiene una presión constantemente elevada y hace fuerza contra las paredes de los vasos sanguíneos. Esta presión constante puede dañar los vasos sanguíneos y hacer que sea difícil que tanto estos como el corazón funcionen correctamente. Aunque la presión arterial pueda tratarse con medicamentos, las personas pueden hacer determinados cambios saludables para reducirla naturalmente.

La presión arterial alta suele ser resultado del estrés, el tabaquismo, la mala alimentación o la falta de actividad física. Si es fumador, la prevención de enfermedades cardíacas es un excelente motivo para dejar de fumar. Busque otras formas de calmarse y de reducir el estrés, como hacer actividad física frecuente, meditación o un nuevo pasatiempo. La Asociación Estadounidense del Corazón (American Heart Association) sugiere que también se siga la dieta de Métodos Alimenticios para Detener la Hipertensión (Dietary Approaches to Stop Hypertension, DASH) como una forma de reducir la presión arterial. Esta dieta consiste en consumir menos sal y más opciones saludables, como frutas, verduras, granos integrales y carnes magras.

Colesterol alto

El colesterol alto es peligroso porque contribuye a la acumulación de depósitos grasos o placas ateromatosas en las arterias. Si estas placas se desprenden, pueden obstruir las arterias y causar un ataque cardíaco o accidente cerebrovascular. Al igual que la presión arterial elevada, existen medicamentos para tratar esta enfermedad. Se suelen recetar estatinas y, en el caso de personas con un mayor riesgo de sufrir coágulos sanguíneos, también podrían recetarse anticoagulantes. Aunque estos medicamentos puedan salvar vidas, también conllevan efectos secundarios. Por ejemplo, en casos poco frecuentes, algunos pacientes que toman anticoagulantes pueden sufrir complicaciones relacionadas con sangrados.

Para mantener el colesterol en un nivel saludable y evitar el consumo de fármacos que posiblemente sean perjudiciales, hacer un cambio en la alimentación y los hábitos de actividad física podría resultar milagroso. Muchas personas con sobrepeso también tienen el colesterol alto, por lo que hacer actividad física regularmente —como caminar, correr o nadar— puede ayudar a tener un peso normal y a que el colesterol esté en el nivel que necesita estar. Los médicos también recomiendan una alimentación rica en frutas y verduras, y con menos azúcares procesados y grasas saturadas. Aquí se incluye una excelente lista de alimentos que se deben consumir y de alimentos que se deben evitar a la hora de reducir el nivel del colesterol.

Diabetes

Por más sorprendente que parezca, es de dos a cuatro veces más probable que una persona con diabetes tipo 2 contraiga una enfermedad cardíaca que una persona que no la padece. Sin embargo, el debido tratamiento de la diabetes puede reducir el riesgo de contraer una enfermedad cardíaca. Si tiene diabetes tipo 2, es importante que se controle los niveles de azúcar en la sangre y, si toma insulina, que la utilice tal como se lo indique el médico, a fin de mantener los síntomas bajo control. Para hacer esto, los médicos suelen sugerir el uso del índice glucémico. Este índice clasifica los alimentos según el modo en que afectan los niveles de azúcar en la sangre de una persona. Al hallar un equilibro entre los alimentos que mantienen los niveles de azúcar en la sangre bajos y aquellos que los mantienen altos, una persona con diabetes tipo 2 puede llevar una vida feliz y relativamente normal. Y, al mismo tiempo, se reducen las probabilidades de contraer una enfermedad cardíaca.

Las enfermedades cardíacas son afecciones que se pueden prevenir y que causan la muerte de demasiadas personas por año en nuestro país. Si queremos cambiar estas estadísticas, debemos entrar en acción. Al tomar pequeños pasos, hacer algunos cambios y comprometerse a llevar un estilo de vida más saludable, podremos protegernos a nosotros mismos y a nuestros amigos y familiares de los peligros que representan las enfermedades cardíacas.

Autora Invitada: Caitlin Hoff, Health & Safety Investigator, ConsumerSafety.org

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *