Crear recuerdos y mantenerse en forma


Hay pocas cosas tan tediosas como preparar el bolso para el gimnasio o ponerse esas zapatillas de deporte para salir a correr con aburrimiento por el vecindario. Las primeras veces puede ser sencillo y divertido, pero la novedad pronto se desvanece y todo vuelve a ser solo una rutina de ejercicio. Dos de los principales factores que tiran por la borda las decisiones en favor de la salud y del estado físico son el aburrimiento y la falta de tiempo. Pero, ¿qué pasaría si el tiempo dedicado a la salud y al estado físico se pudiera combinar con eventos divertidos que permitan establecer relaciones más sólidas?

Hacer participar a la familia

Hay muchas iniciativas que permiten a los familiares compartir juntos grandes experiencias que promueven gradualmente la actividad física. La pesca es una gran actividad para crear vínculos y mantenerse activo, todo con una caña y un carrete. Hace mucho que esta actividad es un pasatiempo; antes se pescaba para comer, pero con el tiempo la pesca se ha convertido en un entretenimiento. También incluye una buena cantidad de actividad al aire libre, especialmente la pesca con mosca y la pesca en alta mar.

Otra actividad para tener en cuenta es el ciclismo, ya que garantiza que todos se mantengan en forma sin pensar en ello como un ejercicio. Las rutas escénicas y los parques a menudo proporcionan el escenario ideal, especialmente si se combina el ciclismo con una deliciosa comida de pícnic y juegos de parque.

Controlar el consumo de alimentos

Con frecuencia las rutinas de ejercicio no sirven porque las personas se sienten lentas y cansadas. Hay dos razones principales por las que esto sucede. La primera es la falta de una buena nutrición y la segunda es la hidratación insuficiente. Al incluir a toda la familia en la preparación de alimentos, cada persona toma más conciencia de la buena nutrición y de los ingredientes que funcionan bien juntos. Preparar refrigerios saludables es una buena forma de empezar. Además, al incluir a los niños en el proceso de compra y hacerlos conscientes del valor de los ingredientes sencillos pero saludables, estarán menos interesados en querer consumir calorías vacías. Haga que esta actividad sea divertida al permitirles crear sus propios menús y listas de compras.
Por último, la hidratación también puede ser una actividad divertida. En lugar de depender de las bebidas azucaradas y las gaseosas, considere la posibilidad de agregar algunas rodajas de frutas y hierbas al agua potable para calmar la sed. Además, se ve divertido y tentador, lo que hace que sea un poco más fácil para los niños hidratarse. El té helado casero con edulcorantes naturales y saludables, y frutas frescas es siempre una excelente opción y sabe muy bien en un pícnic.

Escrito por: Jess Walter, Health and Wellness Writer

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *