Mi Historia de la Clínica 16 | Luzalma


Determinación.

En febrero del año pasado, pesaba 334 libras (151 kg). Ahora peso menos que 300 libras y he perdido casi 100 pulgadas (3-5 tallas).

Comencé a recorrer este camino para bajar de peso por algunos motivos. El primero fue el avance de mi diabetes y la forma en que esta enfermedad ha afectado a mi familia. Mi padre falleció el año pasado después de que le amputaran ambos pies. Mi madre tiene diabetes. Mis hermanos tienen diabetes y son muy indisciplinados. Yo tengo mucha disciplina. Ese es el segundo motivo: mi disciplina y mi determinación. Cuando decido hacer algo, me comprometo completamente a hacerlo. Cuando decidí dejar de fumar, lo hice de una vez y no he fumado desde entonces. Pasó lo mismo con la pérdida de peso.

He cambiado completamente mi estilo de vida en términos de dieta y ejercicio. Uso un programa llamado Beach Body y bebo batidos de Shakeology porque me ayudan a obtener todos los nutrientes que necesito. Me dan más energía y engañan mis antojos. En mi caso, también son una forma de asegurarme de consumir verduras. Solamente me gustan algunas verduras, y beber esos batidos me ayudó a superarlo.

Al principio, además de los batidos, escribía todo lo que comía y dividía mis comidas en porciones. Todavía divido las comidas en porciones todos los días y escribo lo que como, se ha convertido en algo natural. Dondequiera que vaya, siempre llevo conmigo refrigerios para calmar el hambre y no caer en la tentación. La preparación es fundamental. Comer en casa es mi secreto. Si evito comer afuera lo máximo posible, puedo mantener completamente el rumbo y el control. Pero me permito “engañarme” con una comida trampa una vez a la semana, y generalmente elijo los domingos. Si te pones una meta imposible para ti, no podrás lograrlo.

Además de mi dieta, hago ejercicio todos los días y escribo todas las actividades. Mi casa es mi gimnasio. Me encanta hacer ejercicio con DVDs para hacer yoga, pilates, abdominales, etc.; puedo hacerlo sin ningún problema en cualquier momento. También uso la cinta de correr y hago mis “30 diarios”. Todos los días hago 30 sentadillas, 30 elevaciones de dedos de los pies, 30 flexiones y 30 bocas de incendio. Hago estos ejercicios en cualquier momento en que pueda durante el día. Cuando dejo que mi perro salga, rápidamente hago 30 sentadillas mientras él está afuera. Cuando estoy viendo la televisión en la cama, hago elevaciones de piernas. Hacer ejercicio está en mi mente en todo momento y siempre es parte de mi día. Son las pequeñas cosas las que suman y marcan la diferencia con el tiempo.

Es algo muy difícil, pero lo importante es que cada vez se hace más fácil. Cuanto más lo haces y te dedicas, más se acostumbra el cuerpo a hacerlo. Estoy muy orgullosa de los avances que he logrado en mi salud. Me siento mejor. Estoy más feliz. Tengo más energía. Puedo hacer cualquier cosa. Antes apenas podía recoger algo del suelo y ahora estoy comprando en tiendas de ropa normales y me encanta comprar ropa de tallas más pequeñas, he caminado por minas en México, he corrido un 5K, he terminado dos retos de 6 semanas de BeachBody y he ganado el reto de Get Fit February de la Clínica de la Dieciséis. Además, hace poco me comprometí a clases diarias de ejercicio del agua en la piscina local, encima de nadar vueltas continuas de ½ milla lunes a viernes durante una hora.

Pude deshacerme de dos de mis medicamentos para la diabetes; mi médico no lo podía creer.

Encuentra tu rutina, encuentra lo que te gusta y aférrate a ello. Ten disciplina y determinación. Mi objetivo es llegar a las 200 libras (90 kg) y estoy decidida a hacerlo; ¿cuál es el tuyo?

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *