¡Hablemos de la Vacuna Contra la Gripe!


El invierno pasado 7,514 personas fueron hospitalizadas por el virus de influenza en el estado de Wisconsin (1) y 379 personas murieron. Este año, ya sufrimos la primera muerte de un niño en Florida. El más alto riesgo existe para niños pequeños, personas mayores, y cualquier persona con una enfermedad crónica con baja inmunidad (diabetes, asma, etc.). Obtener la vacuna del resfrío no solamente ayuda a uno mismo, pero también baja el riesgo para sus niños y abuelitos. En la Clínica de la Dieciséis, donde trabajo como doctor primario, tengo esta conversación muy frecuentemente:

“…Hoy le tocan sus vacunas, incluyendo la vacuna de la gripe”

No gracias, yo nunca me la pongo

Por lo general, los profesionales de salud apreciamos cuando nuestros pacientes toman un interés más profundo en su salud. Pero también queremos que hagan decisiones acerca de su salud (y la de sus hijos) basadas en buena información científica y objetiva – no basada en historias o rumores del vecindario o el internet. Intentaré proveer explicaciones de las excusas más comunes que escucho en mi consultorio:

  1. Escuche que la vacuna hace que uno se enferme” – Esto es falso. La vacuna de la gripe no tiene ningún virus vivo. Nuestro cuerpo puede reconocer partes del virus muerto en la vacuna sin contagiarnos…por que el virus esta muerto. Los efectos secundarios más comunes de la vacuna incluyen un poco de dolor en el brazo (por la inyección) y raramente una baja fiebre de corto plazo. Eso es todo! Cualquier otro efecto secundario es considerado extremadamente raro y poco probable.
  2. La última vez que me la puse me enferme!” – Esto es un poco más complicado, ya que muchos pacientes que desarrollan cualquier síntoma después de vacunarse llegan a esta conclusión (sea días o semanas después de recibirla). Esto se debe a que confundimos un resfriado (common cold viruses) con la gripe (influenza virus). Estas son dos condiciones diferentes, pero ambas aparecen durante los meses fríos y pueden causar síntomas similares. Un resfrío no es tan severo como la gripe. La gripe tiene una probabilidad mayor de mandar un paciente al hospital y causar otras complicaciones más serias como neumonía (1). La mayoría de las personas que tienen síntomas y culpan a la vacuna en realidad tienen un resfriado regular. Muchos estudios científicos fueron conducidos para asegurar que la vacuna sea segura para la población (1,2).
  3. Leí un artículo en facebook o ví un video en youtube que dice que la vacuna es mala” — Esto enfatiza el hecho que necesitamos obtener nuestras noticias de buena fuentes de información. Usualmente estos artículos se enfocan en ejemplos trágicos de gente que cree firmemente que la vacuna causó sus problemas. En general, las vacunas pasan por un estricto proceso científico para que sean seguras y que funcionen de la forma en que esperamos. Una excelente fuente de información es la página de la agencia federal del CDC (Centros Para el Control y la Prevención de Enfermedades). Es importante no creer todo lo que leemos en el internet y acordarse que el hecho de que esté en la red no lo hace cierto. En vez de eso, consulte con su médico y siga sus consejos. Recuerde que nosotros también nos vacunamos.
  4. Escuche que ni siquiera es efectiva” – Desafortunadamente, el virus de la influenza puede mutar rápida y frecuentemente. Intentamos desarrollar una vacuna más eficiente cada año, pero algunas temporadas no son tan efectivas debido a mutaciones inesperadas en el virus. Incluso en estas ocasiones, la vacuna continúa ayudando a que los síntomas sean más leves y la recuperación más rápida (2).

 

Considere esta información y hable con su profesional de salud – ellos estarán felices de ayudarle. ¡Hágalo por su propio bien y el de su familia!

 

(El Dr. Ramallo es pediatra/internista que trabaja para La Clínica de La Dieciséis. No reporta ningún conflicto de interés y no recibe compensación financiera por expresar esta opinión).

Publicado como op ed en El Conquistador

Sources:

  1. Wisconsin Department of Health Services. Communicable DIseases Epidemiology Section. Report ending May 2018. https://www.dhs.wisconsin.gov/dph/bcd.htm
  2. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Prevention and Control of Seasonal Influenza with Vaccines: Recommendations of the Advisory Committee on Immunization Practices—United States, 2018–19 Influenza Season https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/67/rr/rr6703a1.htm?s_cid=rr6703a1_w
  3. Centers for Disease Control and Prevention (CDC). Misconceptions about Seasonal Flu and Flu Vaccines. Updated Sept 25 2018. https://www.cdc.gov/flu/about/qa/misconceptions.htm

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *