La obesidad en la niñez – consejos para cambios saludables basados en la familia


La obesidad en la niñez es un problema que enfrentan muchas familias. Como padres, en ocasiones nos es difícil admitir que nuestros hijos tienen sobrepeso. Pero es importante reconocer lo que está sucediendo y comenzar a actuar para ayudar a nuestros hijos a vivir y crecer de manera más saludable. Su recurso más confiable debe ser el pediatra. En primer lugar, puede ayudarlo a saber si su hijo es obeso y, en segundo lugar, puede aconsejarlo a fin de crear un ambiente más saludable para el crecimiento del niño. Estas son algunas sugerencias que pueden tener en cuenta para asegurarse de que su hijo reciba lo necesario a fin de mantenerse sano y evitar la obesidad o crecer sin esta afección.

No suponga que su hijo tiene sobrepeso

Los niños pequeños pueden tener pesos y estaturas diferentes, y a menudo su período de crecimiento varía. No suponga automáticamente que su hijo tiene sobrepeso. Asegúrese de consultar a su médico sobre el peso de su hijo. Podrá decirle si el peso es normal o si la obesidad es un problema.

No se enfoque en bajar de peso, enfóquese en la salud

A menos que el médico le indique una dieta específica para su hijo, por lo general, esta no es la mejor manera de proceder. Los niños aún necesitan energía y nutrición para su crecimiento y desarrollo, de modo que una dieta estricta a menudo puede perjudicarlos. Para la mayoría de los niños, el enfoque debería estar en la alimentación saludable y la actividad física, para mantener el peso actual mientras el niño crece normalmente. Quisiera aclarar que esto no significa que puede comer alimentos no saludables en grandes cantidades. Solo significa que los niños no deben hacer dieta como los adultos. Debe llevarse a cabo de otra manera.

La meta debe ser la buena salud, no un peso específico. Debe enseñar y tener actitudes positivas respecto de la alimentación y la actividad física sin hablar del peso. De esta manera, no se verá como algo vergonzoso, sino como una forma de vida apropiada, sana y divertida.

Ofrezca refrigerios y comidas saludables

Ofrézcales a sus hijos refrigerios y comidas sanas en las porciones adecuadas. La pirámide nutricional y las guías alimentarias (The Food Guide Pyramid and Dietary Guidelines) pueden ayudarlo a planificar las porciones y a saber qué alimentos son saludables y brindan los nutrientes necesarios. Intente limitar las calorías provenientes de grasas y dulces, como jugos, papas fritas, golosinas o galletas, y aumente la cantidad de frutas, verduras, cereales y carnes magras. No olvide que está bien comer caramelos y golosinas de vez en cuando, pero no permita que esto se convierta en una costumbre diaria o normal.

Si es posible, haga que sus hijos participen en la planificación y preparación de las comidas y los refrigerios. Esto los ayudará a aprender sobre nutrición y a sentirse orgullosos de los alimentos y las comidas que consumen.

Aliente a sus hijos a ponerse en movimiento

Limite la cantidad de tiempo que los niños pasan jugando videojuegos, en la computadora o mirando televisión. Aliéntelos a salir a jugar al aire libre con amigos o, mejor aún, planifique actividades en familia, como caminatas diarias, paseos en bicicleta o excursiones para que participe toda la familia. ¡Cuántas más actividades comparta con sus hijos, más apoyados se sentirán!


Conviértalo en un asunto familiar

¡La familia debe ser el centro de todos estos cambios saludables! No deje afuera a sus hijos con sobrepeso. Haga que toda la familia participe en los cambios y trabaje, en conjunto y paso a paso, para modificar sus hábitos. Recuerde: su alimentación y su comportamiento son muy importantes. Los niños siguen los pasos de sus padres, imitan lo que ven. Asegúrese de ser un ejemplo de persona activa y saludable para sus hijos. Además, preparar la comida, alimentarse de manera saludable y realizar actividades beneficiosas para la salud los acercará y aumentará el tiempo que compartan como familia.

Escrito por: Dr. Emilia Arana, Directora del Departamento de Pediatría

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *