3 cambios pequeños en la alimentación para lograr resultados importantes en la salud


No siempre es necesario hacer grandes cambios para lograr resultados importantes. En ocasiones, ¡el hecho de hacer algunos cambios pequeños pero claves puede tener el mismo impacto!

1. Deje de consumir gaseosas

Tal vez no exista una píldora mágica para ayudarlo a perder esas 15 libras de más, pero dejar de beber gaseosa es lo más parecido a tomar una píldora mágica. La mayoría de las gaseosas tienen aproximadamente 150 calorías por una lata de 12 oz. Si, actualmente, bebe una lata de gaseosa por día y decide DEJAR de hacerlo, estaría reduciendo una ingesta de 1,050 calorías por semana. Una libra de grasa equivale aproximadamente a 3,500 calorías, lo cual significa que si deja de beber una lata de gaseosa por día durante todo un año, ¡reduciría 15.6 libras de grasa! Y si se pone a pensar en la cantidad de personas que, de verdad, beben una lata por día, ¡imagine los resultados!

Beber gaseosa durante el día también hace que el organismo produzca insulina para procesar el azúcar que esta contiene. Esto, a la larga, puede causar resistencia a la insulina y diabetes.

En lugar de beber gaseosa, intente beber agua de Seltz saborizada o agua con gas y fruta fresca adicionada. Ambas opciones ofrecen mucho sabor y variedad, sin tanta cantidad de azúcar o sustitutos del azúcar.

2. Deje de consumir postres y refrigerios después de la cena

Es difícil resistirse a los postres o a los refrigerios después de la cena, pero si lo hace, tendrá MUCHÍSIMOS beneficios.

No comer después de la cena reduce la cantidad de calorías consumidas. Esto ayuda a perder peso y permite al aparato digestivo tomarse un descanso. Evitar comer después de cenar también previene la acidez y mejora el sueño. Esto permite que el organismo pase más tiempo restaurándose durante el sueño, en lugar de esforzarse por digerir los alimentos.

Para ayudar a aliviar los antojos y a reducir el hábito de comer luego de cenar, intente beber un té relajante sin cafeína ni azúcar, como el té de ciruela con canela o el de manzanilla, que es relajante.

3. Consuma alimentos nutritivos

Se ha demostrado que la fibra (como el pan integral o la avena), la grasa saludable (como el pescado o el aceite de oliva) y las proteínas (carnes y queso) ayudan a mantener a una persona satisfecha. Intente incorporar estos alimentos en sus comidas y refrigerios para no consumir calorías innecesarias durante el día.

A continuación, se incluye un menú de ejemplo para un día:

Desayuno:

2 huevos revueltos, 1 rebanada de pan integral tostado (la marca Ezekiel es mi favorita) con mantequilla o ¼ de aguacate y ½ taza de fruta fresca.

Almuerzo:

Ensalada de hortalizas con pechuga de pollo o salmón a la plancha y aceite de oliva o vinagre como aderezo.

Refrigerio:

Manzana o banana y mantequilla de frutos secos.

Cena:

Pastel de carne de pavo mediterráneo con brócoli al vapor y ensalada de hortalizas para acompañar. Esta es una de mis recetas favoritas para preparar el pastel de carne de pavo: http://www.foodnetwork.com/recipes/giada-de-laurentiis/turkey-meatloaf-with-feta-and-sun-dried-tomatoes-recipe-2014108 (en inglés).

¡Estos pequeños cambios pueden tener un gran impacto en la salud y en la pérdida de peso para que esos propósitos de Año Nuevo se mantengan fuertes durante todo el 2018 y los años venideros!

Autora: Kimberly Gebert, RD, CLS

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *